por

#RinconesdeMéxico Fin en San Miguel & Atotonilco

El fin de semana pasado, antes de que San Miguel de Allende fuera nombrada la mejor ciudad del mundo (por la revista Travel+Leisure de Nueva York), fui. Tenía mucho de no ir, mucho tiempo fue mi Pueblo (alguna vez fue pueblo) favorito.

San Miguel es lo que es. Un pueblo ahora más metrópoli, más urbana, más ordenada, más limpia y no puedo dejar de sentir un poco menos México. Bonito sí mucho, aunque un poco falso, un México visto de fuera, de colores brillantes, lleno de artesanías, restaurantes, pastelerías, galerías… Una puesta en escena. Lo que no quiere decir que no disfrutara la visita. Sobretodo por algunos descubrimientos.

San Miguel de Allende

Antes de llegar a San Miguel, pasamos al viñedo Dos Búhos, lo había visto listado como uno de los viñedos más cool y quería visitarlo. Sí es un viñedo muy cool, orgánico, boutique, vinos muy buenos. Degustamos tres vinos con algunos quesos. Paseamos por las instalaciones, habrá que ir a la vendimia el 9 de septiembre. Habrá otro post dedicado a los viñedos.

Después de pasar por San Miguel llegamos al hotel, 10 kms hacia Dolores Hidalgo. En un cerro, después de varios km de terracería, pasando el poblado de Higuerilla, está Sagrada Boutique. El sueño de algún norteamericano que ha pasado por varios dueños, donde destaca el gusto por la arquitectura, los detalles (con un punto exacto de mexicano) y la naturaleza. Total silencio y paz. Una vista espectacular.

Sag 3 Sag 2 Sag 4 22

Regresamos a comer (bastante tarde ya) algo a San Miguel, después de oír un rato los mariachis que alguien había contratado y de tratar de seguir una comparsa encontramos un rincón delicioso. La Finestra, restaurante atendido por su dueño, muy recomendable. Comimos pasta aunque ofrece también un menú a muy buen precio. De La Aurora (fábrica restaurada para acoger galerías, restaurantes, tiendas…), lo que más me gustó fue una cafetería escondida en el jardín trasero. Geek&Coffee.

Al otro día fuimos a Atotonilco (a 20 min de San Miguel) y aquí sí me sorprendí. Encontramos un santuario con toda una leyenda a cuestas. Hay más de lo que oí sobre el santuario que lo que pude encontrar. Antes de ir me dijeron que había un cuadro poseído que estaba encerrado en el edificio antiguo, nadie lo ha visto pero todos saben que existe. Otro rumor, historia, leyenda es que los murales fueron pintados por un mulato (no sé por qué lo recalcan). Pero todos se refieren a Miguel Martínez de Pocasangre (el artista que estuvo 30 años pintando el santuario) como criollo y no he encontrado su biografía. En fin creo que el Santuario sirve su propósito. Llegamos el domingo a las 12 había misa, no se podía ni acercar a la puerta. Al final mujeres del pueblo pusieron mesas con comida gratis para la gente que estaba en misa.

5 4

La leyenda refiere:

(por André Efrén)

Se dice que un día Luis Felipe Neri de regreso de las misiones se quedó descansando en un mezquite y tuvo una visión (o sueño) donde veía a Jesús Nazareno coronado de espinas y cargando la cruz y con fuerte voz le dijo: “Yo soy Jesús de Nazaret”, a lo que el Nazareno le exhortó que era su voluntad que en ese lugar se levantara un templo en su honor y que fuera sitio de penitencia y oración; este lugar lleva por nombre Atotonilco que significa “Lugar de aguas calientes” debido a unos manantiales cercanos al lugar donde se practicaban antiguamente ritos prehispánicos. Otras versiones dicen que al padre Luis Felipe, la geografía y naturaleza del lugar le parecieron muy similares al de Palestina y que por lo mismo le pareció idóneo para venerar ahí a Jesús Nazareno. No es de sorprender tanto la visión o sueño del padre Alfaro debido a que sus biógrafos aseguran que desde niño soñaba a menudo con Jesús de Nazareth viéndolo caminar hacia el calvario y debido a esto todas sus penitencias las hacía en nombre del Nazareno y no podía hablar de la pasión de Nuestro Señor sin terminar bañado en lágrimas.

Todas las paredes del santuario fueron pintadas por Miguel Martínez de Pocasangre y acompañados con poesías del padre Alfaro. Lo que le ha valido ser nombrado en el 2008 por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

El Señor de Atotonilco ha salvado en varias ocasiones al pueblo de San Miguel de Allende de epidemias y otros peligros por lo que en esta población se le tiene gran estima y anualmente se celebran sus festividades en Semana Santa siendo llevada su imagen desde el jueves santo para la procesión del viernes.

6

1 2 3   7 8 9 10