#relatosdeverano Autorretrato: ¿Luces y sombras?

Nunca se me ha ocurrido realizar un autorretrato a través de la palabra escrita. Con un pincel o un creyón no lograría la verdadera imagen. Una fotografía tendría cierta veracidad. Pero no hay objeto más fiel que el espejo, ese testigo del tiempo del cual no podemos huir. Por doquier, uno acechando. Decidí escribir mi autorretrato mirándome en uno de los tantos que hay en el baño.. Aclaro: vivo en una casa de la antigua burguesía huida al triunfo de la Revolución. Recuerdo mi asombro ante tanto  derroche de  puertas  y ventanas de cristal, muebles de estilos, pisos de mármol bruñido, un jardín con flores  que jamás ojos humildes hayan visto…. La mejor hora para lograr una excelente pintura es al despertar. ¡Dios! (No se lo recomiendo a las mujeres…, a nadie). Estoy despeinado. Algunas vetas de canas se entrelazan. La frente es amplia, por ella bajan unas venas gruesas que se pierden en las sienes. Quizás como ríos que  aún llevan y traen el tesoro de la lucidez, de lo mágico y maravilloso.  El bigote es un espeso  brochazo  de platino. Pretende ocultar unos labios finos que han perdido su frescura de tanto quemarse en otros labios. Mentón corto con el asomo de una barba argentada. Nariz breve, sin destaque.  Pómulos salientes con lustre de rosa. Ojos profundos y pequeños, destilando tristeza, que amores y alegrías no han podido borrar. Reflejo de una orfandad temprana, de penurias y peligros, de  terribles visiones de la guerra  ¿Cuánto puede reflejar un rostro?  ¿Quién puede descifrar las  luces y sombras bajo esos rasgos?  Escribo y vuelvo a  mirarme en el espejo, ahora en los cinco a la vez, porque fueron situados para eso. Busco otras huellas reveladoras. Sí, el tiempo ha sido benévolo con mi piel. Algunos músculos asoman la fatiga de los años. De una vida  que no cabe en el corazón.  No creo que con esto se descubran  todas las luces y sombras de una persona. Haría falta un espejo interior, un espejo del alma.
Jesus Rey
imagen @sxc