#Portafolio Sara Huete: ventanas sin instrucciones

Sus ventanas sin instrucciones, siempre en femenino plural, nos muestran el mundo.


Hay un abecedario, Sara. Y hay un vocabulario, Huete. En el primero las letras son pequeños gigantes díscolos que juegan con las formas, los contornos, los paisajes, las huellas de las cosas.
 
En el segundo, hallamos historias que no se parecen a otras, palabras reinauguradas, territorios vírgenes pero reconocibles, planetas de lo íntimo y universos desprendidos con un último aliento poético. Con Sara Huete, letras y palabras, uno se queda encerrado en su obra: ese juguete donde  la vida es azar, dardo, diana y cazadora. Sus obras tienen sentido y sentidos. Uno huele su legado, su rastro, su querencia. Y también escucha sus sonidos, su música, sus canciones adheridas como se pega la nostalgia entintada de recuerdos. Y cabe, en fin, ese tacto de la textura intemporal que da acceso a una civilización de papel, tijera y piedra, de voces que susurran y enunciados de vida. Su obra es una experiencia. No basta con mirar. Lo suyo es complicidad a granel presentada en frascos. Uno se encuentra con Sara Huete y se deja seducir por esas construcciones cotidianas.

 
Sus ventanas sin instrucciones, siempre en femenino plural, nos muestran el mundo. Todo es claro pero persiste el misterio. Las preguntas y respuestas conviven con coqueteo y levedad. Sara nos lleva Ulises mujer a un viaje extra-ordinario. Ya somos asombro. Reciclados por una nueva conjugación de objetos y tiempos, regresamos con la novedad del mundo en los ojos. Y, entonces, atrapados, quedamos a merced de sus juguetes de algodón, dulce y tiempo. Un nuevo diccionario nos asiste: en la voz de Sara Huete los pesos del mundo se balancean delicadamente.
Texto  Guillermo Balbona

ni-un-pelo-de-tonta
ni-un-pelo-de-tonta
mujer-de-letras
mujer-de-letras
La_crisis_del_ladrillo
La_crisis_del_ladrillo
el-sonido-de-las-hojas
el-sonido-de-las-hojas
accidentes-laborales
accidentes-laborales
anatomia-de-la-melancolia
anatomia-de-la-melancolia
dos-corazones-perdidos
dos-corazones-perdidos