Captura de pantalla 2017-04-28 a la(s) 09.55.52

#Grafopoema todo ocurre por nadie

lola lópez-cózar

 

Canicas en los bolsillos es un libro y una película, por separado, es hablar con los ojos cerrados y ver con la boca quieta. Nunca he tenido muy claro dónde termina un lenguaje y dónde empieza otro. Desde que regresé de Nepal me empeñé en unificarlos para expresar con todos los sentidos la barbaridad de sinsentidos que traía conmigo, y no lo conseguí. Ahora los separo para contar la historia de Sail, el texto que hay debajo del vídeo es el comienzo de la parte escrita, el vídeo, el último fragmento de la película. No sé si lo que he escrito es poesía o prosa o música, que me disculpen todos los profesores que intentaron dejarme los conceptos claros, sólo sé que es un libro en estratos, una película en estratos, que se ha ido creando por sedimentación y que depende de hasta dónde queramos profundizar elegiremos una lectura entre todas las posibles.

Sail se detiene, se pliega, se hace línea. Sobre el azul del mar desaparece.
Su resistencia ante el viento arremetiendo desde todos los puntos cardinales le ha desgajado las ropas.
Sail es ahora un cuerpo vestido con harapos. La luz daña sus zonas heridas. Se quita la primera persona, se quita el singular, deja el género en un trozo de madera y se descalza.
Sail ha dejado de ser su yo. Sobre un mástil erguido torpemente desaparece en todo lo que abarca su mirada.
Sail es ahora el pararrayos de cualquier tormenta.
Sail es la antena contra la que disparan las señales.
Sail es el infinitivo de la acción. La pantalla donde los tiempos se confunden, donde los modos buscan su respuesta, donde los sujetos se agarran y confiesan los miedos más profundos, la densidad de sus pequeñas tragedias.

islasila