#DomingodeCortos -Give me Posada

El arte macabro está vinculado estrechamente al mundo moderno, a la conciencia individual y a la libertad creativa, que integra la ironía y el sarcasmo no sólo ante la muerte sino también frente a las diferencias sociales y a las tragedias personales o colectivas. De ahí la modernidad del “mito” Posada. MIA ANIMATION Festival 2012Winner, […]

El arte macabro está vinculado estrechamente al mundo moderno, a la conciencia individual y a la libertad creativa, que integra la ironía y el sarcasmo no sólo ante la muerte sino también frente a las diferencias sociales y a las tragedias personales o colectivas. De ahí la modernidad del “mito” Posada.


MIA ANIMATION Festival 2012
Winner, Young Directors Competition
Directed by Cecilio Vargas Torres

Selección Oficial 9º FICM, Cortometraje Mexicano

JOSÉ GUADALUPE POSADA

Por Dr. Víctor M. González Esparza

José Guadalupe Posada nace en un año (1852) impactado por el “cólera chico”, una crisis más de subsistencia, de epidemia y hambruna que agobiaron a la población de Aguascalientes durante todo el siglo XIX. Este vínculo entre la obra de Posada y las crisis de subsistencia poco se ha realizado, pero sin duda la infancia de Posada en un antiguo pueblo de indios cercano a la ciudad de Aguascalientes estuvo marcada no sólo por “ese terror a las sombras” o a lo sobrenatural, de acuerdo al grabador Díaz de León, sino también por el terror y, como una forma de transgredirlo, por la ironía frente al mundo de los muertos.

El arte macabro está vinculado estrechamente al mundo moderno, a la conciencia individual y a la libertad creativa, que integra la ironía y el sarcasmo no sólo ante la muerte sino también frente a las diferencias sociales y a las tragedias personales o colectivas. De ahí la modernidad del “mito” Posada.

Posada es más que un símbolo nacional, posee sin duda una dimensión internacional por lo cual las visiones estrictamente nacionalistas son hoy insuficientes.

Si bien Posada no es el crítico de la dictadura que los grabadores de la Gráfica Popular reconocieron, la veta política se encuentra desde su formación original en el taller de José Trinidad Pedroza en Aguascalientes, lo cual se expresa en sus “primicias litográficas”, además de ser el motivo de su cambio a la ciudad de León, Guanajuato, en el año de 1872. La prudencia con la que trataría la crítica política, que no abandonaría, marcaría sus posteriores trabajos.

La llegada al taller de Antonio Vanegas Arroyo en la Ciudad de México detonó la creatividad y originalidad de Posada, a través de una práctica común de los impresores: ilustrar las hojas sueltas en donde se informa de los casos raros (vgr. La mujer que se divide en dos mitades o del cerdo con cara de hombre); de los demonios que azotaban a la población en una crítica social saludable, de los dramas de la miseria (vgr. La ira, la avaricia, etc.), de las posibilidades del amor, en fin de las calaveras que le han dado a Posada un lugar especial en la historia social del arte y que nutrieron las vanguardias de la primera mitad del siglo pasado.